Un día maravilloso por papá

                                                            
Era el novenario de mi padre Abraham Olivero Medrano, desde temprano llegaban los parientes y amigos, desde el extranjero vinieron  Cordero y mi hijo Engels, desde La Romana, Santo Domingo y casi todos los pueblos del sur llegaron decenas de solidarios.
El pastor de la Iglesia Evangélica Pequeña Jerusalén Casa de Oración, Juan Cuevas dirigió un culto en nuestra casa en la que participaron decenas de familiares y amigos, 35 empleados de la UASD, compañeros de mi hermano Abraham Olivero Féliz y amigos de mi padre, algunos de los cuales le asistieron al momento de darle el infarto que le quitó la vida.
De la casa partimos a nuestra Iglesia Cristo Rey a participar de la misa que celebró mi amigo el padre Ronny Stephan, recibiendo la sorpresa de la asistencia de tanta gente y sobre todo de tantas familias que en grupos nos acompañaron. La Familia Pérez Cuevas de Salinas, la Familia Brito Serrano de Tamayo, La Familia Cordero de Baní, Los Olivero Matos, Olivero Féliz, Olivero Figuereo, Olivero Medrano, Olivero Pérez y otras familias nos dieron el apoyo y fuerza para seguir  adelante.
La presencia de Aquiles Ledesma y su equipo, de Príamo Rivas Director de la UASD –Barahona, de profesionales, estudiantes,obreros, campesinos, moradores de nuestros barrios, nos dijo que papá y su familia tienen el afecto de la sociedad y que ahora debemos convertir el dolor en semilla, regada con nuestras lágrimas y seguir adelante impulsando el cambio por el que papá trabajaba.
La participación de Juan Tomás  y Valentino en la lectura de la misa, las prédicas del padre Ronny y las palabras de gracias de mi hermano Abraham, nos colmaron de bendiciones. Al final de la misa fuimos al cementerio a visitar la tumba de papá, con más gentes de la esperada, visitando también las de Teuddy Sánchez y la de Mayobanex Medina Herasme.
Al caer la tarde y llegar la noche realizamos un encuentro familiar para reflexionar sobre nuestra unidad y el impulso de propósitos familiares y sociales, concluyendo sobre la necesidad de hacer un gran encuentro de los Olivero el próximo año, en el que reflexionemos sobre nuestro origen y papel en esta sociedad, culminando de ese modo un día maravilloso por papá.