CUANDO EL LEÓN SE MUESTRA MANSO, HAY QUE TENER SUMO CUIDADO

Por: José Corniell 

El pasado 17 de este mes de diciembre, el mundo se despertó con una información sorprendente: Estados Unidos reanuda relaciones diplomáticas y comerciales con Cuba.

Esta noticia sorprendió a todos, debido a que nadie, o muy pocos, sabían que se hacían aprestos diplomáticos en ese sentido. Pero además, porque no pasaba por la mente de alguien, que 53 años de un bloqueo criminal contra Cuba iba a dejar de ser de la noche a la mañana, como ha comenzado a ocurrir.

Pensar que Estados Unidos y el gobierno de Barack Obama han variado su política de asfixiamiento y aniquilación contra cuba, estableciendo algunas relaciones con la isla, es simplemente llamarse a engaño y pescar de muy iluso.

Con sus intereses, el imperio estadounidense no come cuento ni cree en relajo. Para imponerlo manipula ideología, crea guerras, se impone a sangre y fuego y hasta  desaparece naciones enteras. Para esa nación, el fin justifica los medios.

De ahí, es que Cuba y los países que han decidido transitar el camino del socialismo, por ser más justo que el capitalismo, deben tomar con pinza esta decisión de Estados Unidos de restablecer relaciones con la isla socialista, porque, sin lugar a dudas,   detrás de ella se ocultarse intenciones macabras.   
                    
Estados Unidos no ha cambiado su actitud y comportamiento hacia Cuba, sino más bien, que ante el fracaso de los más de 50 años del bloqueo criminal que mantuvo sin lograr doblegarlo ni siquiera un poco, por lo contrario, fortalecerlo cada día más, ha decido cambiar la estrategia por una que aparente más humana, coherente y adecuada a los nuevos tiempos.

No hay por qué celebrar. Si bien Estados Unidos ha admitido el fracaso del bloqueo y se ha mostrado en “disposición de negociar” con Cuba, no podemos emborracharnos y pensar que se ha derrotado al monstruo, porque cuando está herido es cuando suele ser mucho más peligrosos y en tal condición se reinventa.

Definitivamente, cuando el León se muestra manso hay que tener mucho cuidado, para no caer preso de sus criminales maquinaciones.